Cómo controlar a un caballo desbocado

Caballo desbocadoCuando un caballo se desboca, por instinto la persona jala de las riendas para detenerlo, pero en vez de ayudar, le das un apoyo al caballo para seguir desbocado.

Hay que recordar que la fuerza que uno ejerce nunca va a poder con un caballo, pues cuando uno jala la rienda, el caballo se apoya en el freno  y la fuerza que uno está haciendo, jalando las riendas para pararlo y así el caballo tiene un apoyo para seguir corriendo; por eso los caballos no paran, siguen desbocados cuando uno les jala ambas riendas.

Como sabemos, en el equilibrio del caballo la cabeza pesa más de 20 kilos; entonces lo que hay que hacer es enderezarse y jalar una sola rienda con la idea que voltee casi la cabeza hacia un lado sin exagerar, jalando todo este peso de la cabeza hacia ese mismo lado. Cuando está corriendo el caballo, si uno le voltea la cabeza, le vamos a cambiar su peso y su equilibrio; y para no caerse y perder el equilibrio, el caballo va a parar o va a seguir en círculos hasta que pare.

Esto no se puede hacer si el caballo está desbocado en una bajada, relájese y busque una área plana para hacerlo, donde no vaya a chocar con algo y pueda hacer que el caballo dé vuelta. Es importante enderezarse y mantenerse firme, el caballo no va a salir lastimado ni el jinete; lo único que están haciendo es jugar con la física del caballo a su favor, no exagere el movimiento porque puede hacer que el caballo se caiga, el jinete debe confiar en sí mismo y enderezándose jalará una rienda ayudando al caballo a recobrar el peso y recobrar el equilibrio.

Al final, acaricie al animal para que se tranquilice.

¿Por qué se desboca un caballo?

Los caballos son animales de presa y por instinto de conservación buscan huir de cualquier estímulo desconocido, primero huyen desconectando cualquier acción racional y una vez lejos, se sienten seguros y confortables, pero en el tiempo de huir realizan acciones que ponen en peligro la vida del jinete y la del caballo misma al chocar contra cercas, bardas, brincar arroyos, voladeros, pasar por caminos o carreteras transitadas, etc.

Es importante tener en cuenta que los caballos deben aprender a parar a través de entrenamiento profesional y no a jalones de rienda. La rienda no es un freno como el de los autos. El freno en un caballo está en su cerebro, ya que su cerebro controla sus piernas, por lo que es con su cerebro con el que debemos trabajar. Jalar las riendas debe ser usado como una señal para detenerse pero no debe ser el mecanismo para parar.

Deja tu comentario