Appaloosa

appaloosa

La herencia del Appaloosa es tan vívida y única como lo son sus colores de capa. Aunque normalmente se le distinga por sus manchas y salpicaduras de color, las habilidades y belleza de esta raza van más allá del color de su capa.

Se encuentran Appaloosas en casi todas las disciplinas. Marcando récords de velocidad en las pistas de carreras, aventajados en niveles avanzados de doma, salto, juegos, guiando, lazando, paseos, resistencia y como mansos caballos de familia – cualquiera de estos papeles puede ser asumido por el versátil Appaloosa. Su actitud de agradar y su gentil disposición hacen un placer el trabajar con él en cualquier área.

Los humanos han reconocido y apreciado el caballo manchado a lo largo de la historia. En pinturas de cavernas tan antiguas como de hace 20,000 años en lo que ahora es Francia, se encuentran caballos manchados; así como en imágenes detalladas de arte chino y asiático del siglo 17.

Los españoles introdujeron los caballos en América del Norte cuando exploraron los continentes americanos. Más tarde, cuando estos caballos encontraron su hueco en las vidas de los indios y se intercambiaron con los de otras tribus, su uso se fue extendiendo hasta que la mayoría de las poblaciones americanas Nativas en el Noroeste montaban a caballo (aproximadamente hacia 1710).

Los Nez Perce de Washington, Oregon e Idaho se volvieron jinetes especialmente sofisticados, y sus monturas, que incluían muchos individuos manchados, eran especialmente envidiadas y apreciadas por otras tribus. Los historiadores creen que ellos fueron la primera tribu en criar selectivamente rasgos específicos – inteligencia y velocidad – guardando los mejores, y comerciando con aquellos que eran menos deseables.

Cuando los colonos blancos llegaron a la región de Palouse Noroeste, llamaron a los caballos manchados “caballos de Palouse” o “un caballo de Palouse”. Con el tiempo el nombre fue acortado y derivó hacia “Appalousey” y finalmente “Appaloosa.”

Durante la guerra contra los Nez Perce en los 1800, los caballos Appaloosa ayudaron a los Nez Perce a evitar batallas y eludir a la Caballería americana durante varios meses. La tribu huyó durante más de 1,300 millas de escabroso y castigado terreno bajo la guía del famoso Jefe Joseph. Cuando fueron derrotados en Montana, los caballos que sobrevivieron fueron rendidos a los soldados, dejados atrás o dispersados entre los colonos. Nada se hizo por conservar el Appaloosa hasta 1938, cuando un grupo de jinetes especializados formó el Club del Caballo Appaloosa para la preservación y mejora del disminuido caballo manchado.

Ahora un registro internacional de la raza, el ApHC – junto con el Museo de Appaloosa y Centro de Herencia – se localiza en Moscow, Idaho. Más de medio millón de Appaloosas está aquí registrados, con aproximadamente 10,000 nuevos caballos y 26,000 miembros que se registran anualmente.

Así como crece el número de Appaloosas, crecen también los programas y servicios de la ApHC. Hay anualmente más de 600 consursos regionales aceptados por la ApHC, así como uno Nacional (USA) y uno Mundial. Para hacer que el poseer un Appaloosa sea un desafío y una diversión, estos concursos ofrecen numerosos premios en tres niveles principales de competición: juventud, no-profesionales y open.

Para aquellos que sólo quieren disfrutar del campo a lomos de caballo, también tienen programas de monta que no requieren de ningún viaje ni equipo especiales, sino simplemente pasar tiempo con su Appaloosa. Esta organización también patrocina anualmente viajes de cuatro semanas de duración que incluyen diversiones y catering.

Para todos hay algo en el mundo de los Appaloosas. Muchos de ellos son preciosos caballos de muestra o finos atletas, pero otros también alcanzan la distinción de ser fiables caballos de familia. A menudo son escogidos como montura de niños debido a su buena cabeza y a su temperamento equilibrado. Los Appaloosas ganan corazones tan rápidamente como giran sus coloridas cabezas.

Características

Existen seis tipos diferentes de capas:

  • Leopardo: manchas ovaladas en toda la capa, con fondo blanco o de color claro.
  • Lomo manchado: con la grupa y riñones de color claro, con manchas oscuras (se piensa que es la rama original).
  • Lomo claro y crines oscuras: grupa y riñones claros sobre fondo oscuro.
  • Copo de nieve: base oscura y manchas blancas a lo largo de todo el cuerpo.
  • A gota: manchas oscuras sobre fondo blanco en todo el cuerpo.
  • Jaspeado: parte anterior oscura con manchas blancas y de otros colores y parte de detrás clara con manchas oscuras.
  • Generalmente los machos presentan manchas y colores más vivos que las hembras.
  • Cuello de longitud media y bien asentado.
  • Grupa redondeada y musculosa.
  • Extremidades delgadas y huesudas, pero resistentes.
  • Cola y crines escasamente espesas.
Los caballos Appaloosa tienen otras tres características distintivas:
  • Piel moteada: característica única de este caballo. La piel del Appaloosa tiene áreas oscuras intercaladas en la piel rosada y da como resultado una piel pecosa, y que es el indicador más importante para el reconocimiento de esta raza. Además del hocico y alrededor de los ojos, también se localiza en el área genital. Muchas razas tienen manchas de piel rosa sin pigmentación, que no se debe confundir con la piel moteada del appaloosa.
  • Esclerótica ocular: La esclerótica es la capa de tejido conectivo duro, blanco y fibroso que recubre la mayor parte del ojo. La parte blanca del ojo humano es un ejemplo. Todos los caballos tienen esclerótica, pero la del Appaloosa es blanca y normalmente mucho más visible que en otras razas. Todos los caballos muestran blanco alrededor del ojo si los giran hacia arriba o hacia abajo o si se levanta el párpado. La esclerótica blanca es visible en todo momento en el caballo Appaloosa y es una de las características distintivas. No es necesariamente característica Appaloosa si el lucero en la cara del caballo rodea a los ojos.
  • Cascos rayados: muchos Appaloosa tienen rayas verticales claras y oscuras bien definidas en el casco. Hay que tener cuidado de distinguir que estas rayas blancas no se originen en una lesión en la corona o de una calceta blanca en la pata del animal. Si hay duda sobre esta característica, hay que confirmar que el animal tenga las otras características Appaloosa.
Alzada

El Appaloosa oscila entre los 145 y 155 cm.

Deja tu comentario

18 Comments

  1. Antonio García

    febrero 6, 2013 at 2:19 pm

    Está hermoso el caballo de la fotografía. No todos los Appaloosa son tan bonitos como este, hay algunos que parecen perros dálmata je je

  2. Fernando López

    marzo 2, 2013 at 9:08 pm

    Qué estampa tan impresionante tiene este caballo appaloosa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>