Comprar un caballo

Cuándo comprar un caballo

Debe tener en cuenta que con la llegada del buen tiempo (principios de primavera), los aficionados se multiplican, ya que el clima acompaña a la monta. Esta subida de la demanda conlleva, como es natural, una crecida de los precios.

Por el contrario, si usted decide comprar su caballo una vez que ha pasado esta temporada, con el comienzo del otoño la actividad baja y así podrá conseguir unos precios mucho más asequibles.

Pagar el precio justo

No es recomendable comprar un caballo de más de 13 años
No es recomendable comprar un caballo de más de 13 años

El precio mínimo que se establece para la compra de un caballo es el que corresponde al precio de su peso como carne. Tenga en cuenta que un caballo de talla alrededor de 1.60 metros pesa aproximadamente 500 kgr.

A partir de este es el precio mínimo, existen una serie de variables que influyen en el precio final y que deberá tener en cuenta:

Sexo:
Un caballo castrado tiene un precio superior, para costear la operación.
La yegua incrementa su precio si se considera válida para criar ejemplares valiosos.

Edad:
Un caballo de entre 5 y 10 años es más caro.
A partir de los 10 años de edad, el precio empieza a descender.

Raza:
Un caballo indocumentado debe ser más barato.
Razas de gran valor son el caballo andaluz y sobre todo el árabe.
Resultados obtenidos en competiciones: se incrementará el precio si el caballo ha sido ganador en diferentes competiciones.

En qué debe fijarse para hacer una buena compra

A la hora de seleccionar su caballo, deberá considerar los siguientes puntos:

El sexo: el animal puede ser:

  • Entero: recomendable si su objetivo es la competición; pero si lo que desea es hacer excursiones o simplemente pasear, debe tener en cuenta que este tipo de caballos suelen dar problemas, ya que en presencia de yeguas en celo pueden volverse peligrosos, lo mismo que junto a otros machos a los que puede llegar a agredir.
  • Castrado: el caballo castrado pierde su combatibilidad (lo cual no significa que no valga para la competición), por lo que se hace especialmente válido para disfrutar con él de largos paseos.
  • Yegua: no tiene nada que envidiar al macho, sólo deberemos tener cierta precaución en la época de celo.

La Edad:

  • A partir de los 3 años: a pesar de que un caballo joven no tiene el aspecto de uno maduro, podemos ir formándolo con los cuidados necesarios. A esta edad el caballo habrá sido desbravado (habrá recibido sus primeros entrenamientos), deberemos tener cuidado de que esta operación se haya realizado de la manera correcta ya que de otra forma puede ocurrir que el caballo se vuelva desobediente. Un caballo de esta edad no debe ser utilizado para la competición.
  • A partir de 5 años: el aspecto del caballo es el definitivo, es un ejemplar maduro y puede ser utilizado para la competición. Deberemos poner cuidado en la compra ya que a estas edades suelen venderse únicamente los caballos que no son buenos.
  • A partir de los 13 años: es un caballo mayor, por lo que debemos tener mucha atención a sus enfermedades; sin embargo un caballo experimentado es el mejor acompañante de un jinete que carece de experiencia.

Talla: no nos debemos dejar engañar, no por ser más alto el caballo es mejor, en realidad los caballos de poca estatura han demostrado ser más resistentes.

Modo de cría: un caballo que ha sido criado de forma rústica ofrece una mayor resistencia.

Características morfológicas:

Hombros oblicuos y línea horizontal: caballo de gran velocidad.

Cruz más baja que la grupa: caballo con tendencia a tropezar.

Documentación que deberán entregar al comprar un caballo

  • Tarjeta de matriculación: se trata del título de propiedad del caballo. Debe ser modificado cuando el caballo cambia de propietario.
  • Documento de acompañamiento: debe acompañar al caballo en todos sus desplazamientos y en él se debe contener: Fecha y lugar de nacimiento. Nombre del propietario en el momento del nacimiento. Nombre de los padres, de los abuelos y de los bisabuelos.
  • Datos individuales, escritos y gráficos: que identifican al caballo en el momento de la venta.
  • Datos sanitarios y administrativos: visados, vacunaciones…  Antes de comprar un caballo compruebe que los datos sanitarios corresponden a los del documento de acompañamiento.

Comentarios