in

La historia del caballo

El caballo contemporáneo, Equus caballus, pertenece a la familia Equidae (équidos) que también incluye a los asnos y las cebras. Los équidos están incluidos en el orden Perissodactyla (perisodáctilos), al que también pertenecen los tapires y rinocerontes que descienden de los Condylarthra (condilartros), un grupo de mamíferos primitivos desaparecidos hace mucho tiempo y que fueron los antepasados comunes a todos los mamíferos con pezuñas.

La evolución del caballo
La evolución del caballo

Los restos fósiles han permitido seguir el rastro de algunos aspectos de la evolución del caballo actual durante un periodo de unos 60 millones de años, que marca su adaptación a los cambios en su medio ambiente. La historia conocida del caballo contemporáneo comienza con el Echippus, que se sabe que habitó en América del Norte en la época del Eoceno (hace entre 54 y 38 millones de años). El Echippus no era mucho más grande que un pequeño y estaba capacitado para vivir en el bosque merodeando por terrenos suaves. Tenía cuatro dedos en sus patas delanteras y tres en las patas traseras, además de almohadillas como los perros. Sus dientes pequeños y con coronas bajas estaban adaptados para comer hojas y otro tipo de vegetación baja y blanda.

Eohippus
Eohippus

Probablemente tendría una capa de color de camuflaje para escapar más fácilmente de los depredadores. En la época del Oligoceno (hace entre 37 y 26 millones de años) el Mesohippus y después el Merychippus mostraron algunos cambios distintivos: las patas se tornaron más largas, el lomo más recto (el Echippus tenía el lomo arqueado) y el animal se hizo más grande. Un dedo desapareció de las patas delanteras, con lo que quedaron tres dedos en las patas delanteras y traseras. La dentadura también dio signos de cambios y los premolares se fueron creando molares verdaderos.

En este lento proceso de evolución, el cambio más importante ocurrió durante el Mioceno (hace entre 25 y 7 millones de años), cuando los bosques dieron paso a los pastos y los antepasados de los caballos se convirtieron en habitantes de las llanuras. Este cambio tan importante en el entorno exigía dientes aptos para pastar en vez de ramonear; un cuello más largo para facilitar la acción de pastar; patas más largas para facilitar la huida de los depredadores y dedo adecuados para terrenos más severos. En esta época es cuando el dedo único o pezuña comenzó a evolucionar: los dedos exteriores no tocaban el suelo y el dedo central se hizo más grande y fuerte.

Pliohippus
Pliohippus

La historia de la familia del caballo se volvió más confusa y se desarrollaron varias subfamilias. Sin embargo, al final se extinguieron y fue el Pliohippus quien sirvió de eslabón en la cadena del Echippus al moderno Equus. El Pliohippus evolucionó hace 10 millones de años y ya tenía patas largas con una pezuña única en cada una de ellas. Su sucesor directo, el Equus, el género del caballo moderno, apareció finalmente hace un millón de años.

Durante la Edad de Hielo del Pleistoceno, el Equus viajó por los puentes de tierra que existían entonces entre Europa, Asia y África. No obstante, la desaparición de estos puentes de tierra (por ejemplo, a través de lo que actualmente son el estrecho de Gibraltar y el estrecho de Bering) cuando el hielo retrocedió, hace alrededor de 10.000 años, implicó que si un animal se extinguía en un continente, dicho territorio no podía ser repoblado sin ayuda del hombre. Esto fue lo que ocurrió exactamente en América: por razones inexplicables el caballo desapareció y no volvió a ser visto hasta que los colonos europeos lo volvieron a introducir miles de años después.

Todos los miembros de la moderna familia de los Equidae son corredores rápidos con un solo dedo funcional en cada pata (la cerneja del caballo moderno o crecimiento calloso de la parte posterior del menudillo se cree que es un vestigio de la almohadilla de su antecesor, el Echippus). Viven en manadas y tienen los dientes diseñados para machacar plantas.

Caballos antes y ahora
Caballos antes y ahora

Se cree que los caballos y ponis actuales provienen de tres tipos distintos producidos por las variaciones de su entorno natural. El norte de Europa produjo un caballo lento y pesado (Equus silvaticus) del que proceden todas las razas de caballos pesados del mundo. Después vino el caballo Salvaje Asiático, del que pudieron encontrarse aún supervivientes en estado salvaje hasta 1881 (y fue denominado caballo de Przewalski). Y, por último, está el caballo llamado Tarpán, bastante más elegante, del este de Europa.

Posteriormente y desde que el hombre empezó a domesticar al caballo, han evolucionado cuatro subespecies: dos tipos de ponis y dos tipos de caballos. El poni Tipo 1 habitó en el noroeste de Europa y se asemejaba al poni Exmoor moderno. El poni Tipo 2, que era mayor y de estructura más pesada, vivía en el norte de Eurasia y el equivalente moderno más cercano a él es probablemente el poni Highland.

El caballo Tipo 3 era aún algo mayor, pero de constitución más delgada y apto para climas más calurosos. Su equivalente más cercano se cree que es el Akhal Teké. El caballo Tipo 4, encontrado en el oeste de Asia, era el más pequeño, pero a su vez el más refinado y fue el antecesor del poni Caspio.

Gran Enciclopedia del Caballo

¿Qué te pareció?